Novedades - page 2

Señales y pérdidas

en Novedades

La Tedeschi Trucks Band vuelve con un álbum hermoso y melancólico

El tiempo pasa y pasan las personas. Desde su último lanzamiento ‘Let My Get By’ hasta este ‘Signs’ han pasado tres años. Por el camino, entre un interminable calendario de conciertos, Susan y Derek han ido perdiendo a algunos de sus mentores y referentes. Leon Russell fue el primero, Bruce Hampton, Butch Trucks y Gregg Allman después. Y esa melancolía ha quedado impregnada en este cuarto trabajo de la banda. Un disco que esta dedicado a la memoria de Coronel Bruce Hampton que falleció el 1 de mayo de 2017 durante la actuación de conmemoración de su 70 cumpleaños en Atlanta. Allí estaba el matrimonio entre una extensa nómina de artistas que festejaban junto al homenajeado.

El viaje a través de sus canciones deja una sensación muy distinta a la que propiciaba su anterior trabajo. En aquella ocasión el discurso era grande, esperanzador y la sonrisa bailaba entre el jazz, el soul, el blues y el rock. Estos ingredientes siguen funcionando de maravilla, pero la emoción es algo más oscura y el sabor que deja es agridulce. Como ellos mismos dicen: “Han sido tiempos de triunfo, desamor, perdida y cambio”.

El disco ha sido producido por Dereck Trucks junto a Jim Scott y Bobby Tis. Tres productores para crear el sonido compacto que define ‘Sings’ donde todas sus piezas se grabaron en directo en los Swamp Raga Studios de Jacksonville usando cintas analógicas. En el álbum encontramos los habituales elementos que refuerzan el poderío vocal de Susan Tedeschi, los coros gospel que elevan piezas como ‘I’m Gonna Be There’ o ‘When Will I Begin’ al rango de himnos espirituales. Trucks sigue manteniendo esa finura sureña, marca de la casa Allman en mitad de un deseo que por momentos se confabula con las estructuras más libres del jazz. Los cambios de color y tonalidad que pelean por cuadrar en el oído (que ya mostraron en su anterior trabajo) vuelven en ‘Walk Through This Life’. Y la belleza infinita, muy cercana a Carpenters llega con baladas como ‘Strengthen What Remains’ con unos arreglos magníficos y evocadores. En esa línea también funcionan ‘Still Your Mind’ y las plegarias ‘All The World’ y ‘The Ending’.

Con el primer sencillo que nos mostraron, Hard Case, la banda realiza la única incursión en un paisaje más distendido y donde entran con fuerza la sección de metales para arrasar con su poderío. Además, Susan decide dar protagonismo a sus coros y así, en el tema de apertura ‘Signs, High Times’ la podemos escuchar compartiendo el micrófono principal con Matt Mattison y Mark Rivers.

Una vez más Warren Haynes, Oliver Wood, Doyle Bramhall II y Marc Quiñones se suman a colaborar con la TTB, no olvidemos que forman parte de la familia desde hace muchos años.

La conclusión que nos deja Sings es la de que La TTB ha dado un nuevo paso para mantener viva esa llama, ya de por si inmortal, de la familia Allman en un disco en el que todos los miembros del grupo se han unido para superar un difícil periplo y el resultado vuelve a ser estupendo. Un buen álbum que asegura numerosas escuchas para ir descubriendo su magnitud.

Seguro que en breve tendremos la posibilidad de adquirir una edición Deluxe con algún set de canciones en directo.


Robert Ellis, piano tejano

en Novedades

Texas Piano Man, nuevo disco de un tipo que suena a genio


Texas Piano Man llegará el próximo 14 de febrero. El nuevo disco de Robert Ellis nos va a ofrecer la consagración definitiva de uno de los artistas que mejor están combinando los estilos que brotan del estado de la estrella errante.


Los músicos toman decisiones y direcciones, no siempre son acertadas. Cuando el compositor es fiel a sus raíces casi siempre nos encontramos ante discos sólidos, donde cabe la experimentación pero con una buena dosis de cordura.

Robert Ellis comenzaba a diseñar, a principios de esta década, una trayectoria centrada en los cálidos sonidos del estado de la estrella errante. El aldabonazo llegó en 2015 con la publicación de The Light From The Chemical Plant, en aquel disco se quitaba de encima complejos construyendo paisajes a la luz de las bombillas de tungsteno de un lugar sombrío. Un disco diez donde Ellis se acercaba a los clásicos desde una mirada innovadora.

Robert Ellis, su tercer álbum siguió esa línea pero con coqueteos más cercanos al pop. Un disco de gran calidad.

Ahora se coloca a plena luz del día, vestido de punta en blanco. Se decide por darle protagonismo al piano y a los teclado para seguir contando sus historias que tienden a la escritura conceptual. La figura de Leon Russell ha sido fundamental para el desarrollo de este nuevo disco. Ellis se rinde a esa combinación de country y pop que el maestro usaba para crear ambientes irrepetibles. Pero también se ha fijado en otros pianistas de los cuales ha extraído su savia, Jerry Lee Lewis para el honkey tonk o Billy Joel para el pop más luminoso. Un claro ejemplo lo encontramos en la desgarradora ‘Fucking Crazy’ o en la crepuscular ‘When You’re Away’ donde se acerca por momentos a los modos de creación de Paul McCartney.

También luce un fino humor en la composición de sus textos, firmados junto a su habitual colaborador Jonny Fritz que imprime al discurso del compositor un estupendo y necesario toque de humor que termina de definir la personalidad de este artista. Amor, tierra, asfalto, tiempo, temas habituales en la mitología de un tejano que explora sus raíces.

Ellis reconoce que le queda mucho recorrido y estudio para igualar su dominio del piano al que posee en la guitarra. Pero allí donde la guitarra sólo puede dibujar un paisaje trillado, el piano eleva los tonos y los contrastes son más intensos. Para ‘Texas Piano Man’, un homenaje al tejano anónimo, al explorador de esas tierras salvajes y hostiles que reclamaron como base de su historia, sus canciones se convierten en una reflexión sobre el estado en el que habita a día de hoy, que es tanto como decir que en Texas no sólo existe el Alamo y los vaqueros con botas y sombrero.

Será el próximo 14 de febrero cuando tengamos el álbum al completo que lanza New West Records. Un disco perfecto que consolida definitivamente a Robert Ellis como una de los máximos exponentes del sonido de la Norteamérica actual que se eleva desde uno de sus puntos neurálgicos más activos, Texas.

Pianos y teclados – Robert Ellis 
Guitarras- Kelly Doyle 
Bajo – Geoffrey Muller 
Baterías y percusión – Michael “Tank” Lisenbe 
Congas y percusión auxiliar – Josh Block 
Coros y arreglos vocales por Robert Ellis y Michael Lisenbe

Morgan emociona al Price

en Novedades

Dos noches épicas en el Circo

Ver en directo a Morgan ha sido realmente maravilloso. El domingo 27 de enero, la banda madrileña cerró su segunda actuación en el ciclo de conciertos INVERFEST. Tras un primer sold out el sábado 19 de enero en el madrileño Teatro Circo Price, se vieron obligados a ofrecer una nueva oportunidad para disfrutar de su música.

Tuvimos la suerte de asistir al primero de los dos conciertos. Durante dos horas, fueron muchas las sorpresas que Nina y compañía tenían preparadas para un público entregado desde el primer minuto. Tras interpretar algunos de los temas que componen su nuevo trabajo, Air, irrumpieron en el escenario unas invitadas muy especiales: las Golden Girls. Tres componentes del quinteto corista, entre ellas, la madre de Nina, acompañaron a Morgan durante el resto del concierto repasando las canciones del primer álbum, North, del que fueron partícipes.

La siguiente sorpresa fue la salida a escena del quinteto de vientos, con los que también interpretaron canciones como Sargento de Hierro o una versión muy especial de Queen. Morgan se atrevió a la versión de una de las canciones más famosas de los británicos y podemos decir que, el resultado, fue espectacular. Nina, por un momento, dejó de tocar el piano y, con los pies descalzos y como si de una canción propia se tratara, comenzó a cantar y a bailar Somebody to Love.

Se acercaba el final del concierto y, tras ganarse al público con sus discursos espontáneos, llegó el momento de los bises. Tras volver al escenario, sola entre la multitud, y a punto de interpretar Volver, la cantante aseguró que “al haber comenzado tarde en el mundo de la música”, no entendía muy bien para qué servían los bises.

Para poner el broche de oro, Morgan, las Golden Girls y los vientos nos regalaron unas últimas canciones.  Incluida en su último disco,  Another Road  consiguió que el público se levantara de sus butacas para bailar. Y acompañada tan solo de la guitarra acústica de Paco López, Nina nos emocionó con Marry You, logrando el éxtasis final en uno de los conciertos más importantes para la banda.

La sonrisa de Krahe

en Novedades

Una noche de noviembre en el Galileo

Habría que preguntarse si Krahe le gritó a la patria: “si la próxima vez” y para hacer uso de su practicidad pensaba “dejar un borrego, una foto novela y una flor de plástico”, como lo hizo “el tío Marcial”, o es solo que tocó , por el uso.

Huérfanos seguimos sin Krahe, y no hay canción que nos haga reconfortar. Echar de menos es natural, y acercarse al maestro es activar el majestuoso mecanismo de la comprensión. 

En estos días, y para nuestra gloria se edita la reunión de amigos que tenía lugar en Madrid en la sala Galileo, una noche de noviembre de 2016.

Los amigos que iban a dar fe de lo mucho que significó, significa y significará uno de los tipos incombustibles que disfrutamos hasta la nausea, lo que nosotros llamamos “Rocanrol”, pero sin distorsiones ni nada, mas que la de la realidad. Para eso estaban las canciones de Javier, para hacernos mejores, para acomodarnos en el retrato que pintó a medida para cada uno de nosotros, pues es seguro que todos hemos querido ser octogenarios y llamarnos Andrés, o ser al menos cinco de las excusas u opciones que proponía en “no todo va a ser follar”. Todo menos la otra mitad de doce, o en tal caso la que no sabe o no contesta.

El estreno del single “Coplas patéticas”, el único tema inédito que dejó Krahe antes de marchar, hace que nos frotemos las manos, porque tendremos material pasado bajo el filtro de amigos como Joaquín Sabina, y los huérfanos de Krahe, la banda que siempre acompañó al maestro. (Andreas Prittwitz, Fernando Anguita y Javier López de Guereña), que lejos de quedarse en la importancia de elevar su figura mas allá de lo imaginable, siempre pensaron en ofrecer a todos los que amamos su obra el merecido homenaje a un hombre que se convirtió en un referente literario y humano, casi sin darse cuenta.

Cualquier tiempo pasado fue anterior

Javier Krahe

“La sonrisa de Krahe”, será el título de este Cd+DVD que saldrá a la venta el 22 de febrero. Con el podremos una vez mas disfrutar ampliamente de la ironía, el aplomo que tenía sobre el escenario, del humor , de su ecuanimidad, y en definitiva de esa capacidad que tenía para que afrontásemos nuestras afrentas de un modo natural. Solo escuchando.

En Cds Radioshow siempre estaremos agradecidos por haber puesto nombre y apellido a nuestras luchas, “Gracias canción”, o de como conseguimos tragar espinas sin que duela demasiado ser mas o ser menos.

Luz de nuestras entendederas que alumbras noches enteras. Gracias Javier

1050 Discos Cardinales

en Novedades

Presentación en el Savoy de Madrid

Temblorosos, al volante de un minúsculo coche biplaza con más de quince años de viajes. Hablando de músicas que están por llegar gracias a otras que ya se grabaron. Con dolor de riñones por la tensión que produce una ciudad sitiada a la contaminación, con la ilusión de alcanzar el lugar donde queríamos estar. Conseguimos aparcar en zona azul, justo al lado del Savoy, para abrazar a nuestro querido Juanjo Mestre.

La mesa de presentación de 1050 Discos Cardinales

Un par de Peronis con tapita, pizza estupenda que evocó la adorada Florencia; las canciones del Landscapes & Still-life de Willie B. Planas recordando los primeros años de CDS RadioShow, un par de caladas hondas a la tarde y una rubia delgaducha por llegar.

La coqueta y cálida sala del club madrileño exhalaba música por los cuatro costados. Mestre lucía chapa en la solapa de Love, la banda del imperial Arthur Lee. Spinosa se abrigaba con la camiseta de Springsteen comprada en la última gira que trajo al boss a Madrid. Aguilar lucía la insignia de los Kinks en el cuello de su abrigo, regalo de un querido oyente, de los que saben lo que escuchan. Así, con otra cerveza, nos introdujimos en la presentación de libro 1050 Discos Cardinales.

Aguilar, Mestre y Spinosa

El valenciano se pertrechó de buenos amigos para comenzar la presentación de su obra. Blandió argumentos contra quienes han dicho que el rock murió con la llegada de los 80 y que fue enterrado en los 90. Y es que hoy día se sigue haciendo buen rock and roll, y ese espíritu lo atesoran cientos de bandas repartidas por este planeta extraño. Si, extraño porque en la presentación se habló de The Beatles y The Rolling Stones, bandas que siguen viviendo el éxito gracias a que sus leyendas son populares, accesibles al gran público. Pero otras aventuras como las de Nick Drake, Jethro Tull o, si nos apuran The Velvet Underground, tienen la firma de héroes subterráneos, hay mucho que cavar para que las nuevas generaciones lleguen a bajar las escaleras para conocerlos.  

Entre los invitados se encontraba Javier de Gregorio, bloguero que escribe sobre música desde la experiencia y que dejó píldoras estupendas sobre la literatura musical. Una de ellas fue que lo mejor que se está escribiendo hoy día se encuentra en los blogs de música. De 1050 Discos Cardinales dijo que era un muy buen libro de cromos, una definición que nos resultó certera y divertida. Todos recordamos nuestros álbumes de cromos de la infancia, en ellos coleccionábamos futbolistas, personajes de las series de televisión o dinosaurios. La imagen se nos coló, perfecta, en el hueco que le hemos hecho al libro para terminar de definirlo.

Hubo buena música en directo con Willie B. Planas, Paul Zinnard, y una sorpresa muy grata que fue conocer a la gente de Hotel Valmont, los madrileños colocaron todos los discos que acercaron al Savoy. En la redacción ya suena Señales, un disco que tiene su tiempo y varias joyas que nos evocan grandes paisajes de juventud. Es por ello que entendamos a Juanjo al incluirlos como disco cardinal.

En definitiva, fue una velada deliciosa. La rubia llegó, disfrutó y se compró un disco. Juanjo se lo firmó y se llevó dos besos. De vuelta a casa sonaba en el pequeño biplaza ‘El bosque de nunca jamás’ de los Valmont. La letra de la canción nos puso melancólicos, estábamos listos para ponernos el pijama de papás.  

Weezer, versiones por sorpresa

en Novedades

The Teal Album, el inesperado disco de versiones de la banda de River Cuomo

Weezer nos han sorprendido a todos con un álbum de versiones que raya lo delicioso, por divertido y por bien acabado. ‘Teal Album’ nos muestra una visión cuasi fidedigna de los originales seleccionados, pero con el toque de los de River Cuomo, esto es: humor infinito, ironía y pop certero. El éxito obtenido con la adaptación de Africa les ha debido encender varias bombillas y se han decidido a poner una guinda a este formato.

Más allá de lo transitorio del proyecto, en breve conoceremos el contenido original del álbum negro del cuarteto, discos como este percuten directamente en sus seguidores millennials y centennials a los que ellos extienden la posibilidad de acercarse a bandas excelsas como The Turtles, Black Sabbath o Ben E. King. Se convierten así en prescriptores de canciones que, si no olvidadas, necesitan de un nuevo empujón para colocarse en el lugar que merecen.

La adaptación de mítica Mr. Blue Sky de la ELO de Jeff Lynne es soberbia, y repunta un par de años después de que abriese la segunda entrega de los Guardianes de la Galaxia. Paranoid conserva los juegos pirotécnicos de estudio para la voz de Ozzy, habituales también en algunos temas de los angelinos, y su riff sanguinario te taladra por lo vigente que sigue siendo.

TLC, Michael Jackson o Tears For Fears se suman a la fiesta con clásicos como No Scrubs, Billie Jean o Everybody Wants to Rules the World respectivamente.

El próximo 1 de marzo está previsto que la banda estrene el Black Album y con él en circulación emprenderá una gira junto a The Pixies.

Sube Arriba