Erase una vez… Tarantino

en Cine/Novedades/Víctor Moratalla

Por Víctor Moratalla

Para empezar, diré que es la novena película de este peculiar y especial director, Quentin Tarantino. Y, es vital tener en cuenta este factor dado a que ha dejado constancia de que “con su décima película se retirará de este mundo”, según sus propias palabras.

Dato curioso es que tiene tres opciones para retirarse por todo lo alto. Aquí os las contamos:

1º Hacer un “Kill Bill Vol. 3”: esta opción, además de estar tanteándola y comentándola al lado de Umma Thurman, le permitiría hacer una película más, antes de la décima, ya que Tarantino ha considerado a esta saga como una única película por volúmenes.

2º Hacer un western en Almería: A principios de Agosto, el director expresó su deseo de hacer una película de este género en nuestra tierra, en el “legendario lugar” donde se rodaban los “Spaghetti Westerns”, que justo se situaba en el Desierto de Mojácar, en Almería.

 3º (y la que tiene más papeletas para salir adelante), hacer una de las películas de la franquicia de “Star Trek”, en la etapa en la que J. J. Abrams estuvo como director en las dos primeras y se sitúa como productor en la tercera (que fue dirigida por Justin Lin): Y digo que tiene más papeletas porque, según declaraciones del mismo Tarantino, asegura “que tiene ya un guión co-escrito con Mark L. Smith, que poseerá la Calificación R. y que tratará sobre mafiosos en el espacio”.

Opciones muy dispares para su décimo trabajo. ¡Apuesten, señoras y señores!

Sea cual sea la peculiar dirección que tome el rumbo de Tarantino, ahora SÍ, os hablaremos de la película “Érase una vez en Hollywood”.

Es una película tan especial que se requiere la atención del espectador desde el mintuto cero hasta el final. Si se me apura, se requieren dos visionados, si quieres entenderla mejor, ya que contiene un material muy rico que nos ayuda a crear una curiosa ficción dentro una oscura realidad (y digo oscura porque así es).

Toma la referencia de dos personajes inventados (Rick Dalton, interpretado por Leonardo Di Caprio, y Cliff Booth, encarnado por Brad Pitt), que están intentando amoldarse al Hollywood de 1969, que consistió en una etapa decadente para muchas viejas glorias del cine y la televisión. Mientras tanto, a su vez, salen nuevos artistas que empiezan a ser requeridos para grandes producciones como el director Roman Polansky, el actor Steve Mc. Queen y la actriz Sharon Tate (estupendamente interpretada por la gran Margot Robbie, aunque tenga un papel correcto sin llegar a la perfección).

Aún así, toda esta trama tiene un trasfondo aún más oscuro. Ese es el que está conformado por “los crímenes de la Familia Manson”. Aún así, de este contexto o escenario no podría revelar nada ya que, si lo hago, estaría cometiendo un spoiler de cuidado. Lo que sí estaría bien, para entender estos acontecimientos, sería ver la película “Helter Skelter” dirigida por John Gray y de la que Tarantino ha cogido, inconscientemente, algunos elementos.   

Todo lo demás, es un viaje de 3 horas al interior de Hollywood, a través de rodajes de westerns, comedias, películas bélicas de la II Guerra Mundial, y otras películas más. También hay guiños al mismo cine de Tarantino, no creáis. La fotografía y la ambientación está muy lograda y currada. Y ¿qué decir tiene de la banda sonora con especial mención a Los Bravos y a José Feliciano? Tarantino es Tarantino.

Los secundarios y actores de reparto de esta película como el de Al Pacino (en el papel de un productor de Hollywood que le da a Rick la oportunidad de triunfar en Italia, haciendo películas “Spaghetti Western”, Kurt Russell (que, en mi opinión, está un pelín desaprovechado), Mike Moh (homenajeando a Bruce Lee), Timothy Oliphant (haciendo de cowboy), Luke Perry, entre otros, son excepcionales. Pero, la niña, principalmente para mí, se lleva la palma. De todos ellos, solo me guardo uno porque estaría relacionado con la subtrama de la Familia Manson y si lo descubro, se perdería la gracia. 

La pongo 5 estrellas por todo lo que contiene.