Señales y pérdidas

en Novedades

La Tedeschi Trucks Band vuelve con un álbum hermoso y melancólico

El tiempo pasa y pasan las personas. Desde su último lanzamiento ‘Let My Get By’ hasta este ‘Signs’ han pasado tres años. Por el camino, entre un interminable calendario de conciertos, Susan y Derek han ido perdiendo a algunos de sus mentores y referentes. Leon Russell fue el primero, Bruce Hampton, Butch Trucks y Gregg Allman después. Y esa melancolía ha quedado impregnada en este cuarto trabajo de la banda. Un disco que esta dedicado a la memoria de Coronel Bruce Hampton que falleció el 1 de mayo de 2017 durante la actuación de conmemoración de su 70 cumpleaños en Atlanta. Allí estaba el matrimonio entre una extensa nómina de artistas que festejaban junto al homenajeado.

El viaje a través de sus canciones deja una sensación muy distinta a la que propiciaba su anterior trabajo. En aquella ocasión el discurso era grande, esperanzador y la sonrisa bailaba entre el jazz, el soul, el blues y el rock. Estos ingredientes siguen funcionando de maravilla, pero la emoción es algo más oscura y el sabor que deja es agridulce. Como ellos mismos dicen: “Han sido tiempos de triunfo, desamor, perdida y cambio”.

El disco ha sido producido por Dereck Trucks junto a Jim Scott y Bobby Tis. Tres productores para crear el sonido compacto que define ‘Sings’ donde todas sus piezas se grabaron en directo en los Swamp Raga Studios de Jacksonville usando cintas analógicas. En el álbum encontramos los habituales elementos que refuerzan el poderío vocal de Susan Tedeschi, los coros gospel que elevan piezas como ‘I’m Gonna Be There’ o ‘When Will I Begin’ al rango de himnos espirituales. Trucks sigue manteniendo esa finura sureña, marca de la casa Allman en mitad de un deseo que por momentos se confabula con las estructuras más libres del jazz. Los cambios de color y tonalidad que pelean por cuadrar en el oído (que ya mostraron en su anterior trabajo) vuelven en ‘Walk Through This Life’. Y la belleza infinita, muy cercana a Carpenters llega con baladas como ‘Strengthen What Remains’ con unos arreglos magníficos y evocadores. En esa línea también funcionan ‘Still Your Mind’ y las plegarias ‘All The World’ y ‘The Ending’.

Con el primer sencillo que nos mostraron, Hard Case, la banda realiza la única incursión en un paisaje más distendido y donde entran con fuerza la sección de metales para arrasar con su poderío. Además, Susan decide dar protagonismo a sus coros y así, en el tema de apertura ‘Signs, High Times’ la podemos escuchar compartiendo el micrófono principal con Matt Mattison y Mark Rivers.

Una vez más Warren Haynes, Oliver Wood, Doyle Bramhall II y Marc Quiñones se suman a colaborar con la TTB, no olvidemos que forman parte de la familia desde hace muchos años.

La conclusión que nos deja Sings es la de que La TTB ha dado un nuevo paso para mantener viva esa llama, ya de por si inmortal, de la familia Allman en un disco en el que todos los miembros del grupo se han unido para superar un difícil periplo y el resultado vuelve a ser estupendo. Un buen álbum que asegura numerosas escuchas para ir descubriendo su magnitud.

Seguro que en breve tendremos la posibilidad de adquirir una edición Deluxe con algún set de canciones en directo.