Tom Russell, el regreso del trovador

en Novedades

Hoy traemos el nuevo trabajo de Tom Russell, un disco exquisito titulado ‘October in the Railroad Earth’.

45 años de carrera alumbran a este polifacético creador que podría definirse en el terreno musical como el cruce perfecto entre las letras de Jack Kerouac y la oscura voz de Johnny Cash en territorio Bakersfied. Y ya son 35 álbumes los que ha publicado mientras ha seguido desarrollando su habilidad para la pintura, con obras expuestas en diversas galerías de distintos países. Además, ya lleva publicados 6 libros, uno de ellos sobre su propia obra pictórica, otro sobre sus canciones y un volumen de ensayos sobre la cultura del Oeste norteamericano. Definitivamente, Russell es un renacentista.

Sus canciones han sido cantadas por el propio artista de la talla de Johnny Cash, Douglas Wayne Sahm, K.D. Lang, Tom Paxton o la maravillosa Iris DeMent, entre otros.

Durante más de cinco décadas, sus composiciones han documentado un país casi olvidada, desde México y sus fronteras hasta los Territorios del Noroeste, a través de los arquetipos habituales que presentan los paisajes, eventos y trayectorias culturales e históricas de héroes anónimos.

El título del disco deriva de un largo artículo de Jack Kerouac que apareció en la revista literaria Evergreen Review en 1957, en el narra sus experiencias como estudiante de frenos para la compañía Southern Pacific Railroad.

Russell elige muy bien este título, ya que estas canciones están arraigadas en las odiseas de los viajes interminables, en la soledad del propio viajero y en sus extraños encuentros. En definitiva, son el relato de las pequeñas tragedias y éxitos en las vidas de tipos duros y eternamente inquietos. Kerouac es un leiv motiv en todo el disco, como ejemplo el propio Russell lanza en las notas del álbum haciendo referencia al pionero de la Generación Beat: «Murió con 62 dólares en el banco». Es el reflejo de todos esos atractivos perdedores, entre los que siempre nos incluimos los trabajadores y soñadores.

Asistiendo en el estudio a Russell encontramos al titán de la Telecaster Bill Kirchen, quién fuera miembro de los Lost Planet Airmen, la banda Comandante Cody, además de ser uno de los pioneros del sonido Americana. También encontramos en la nómina de colaboradores a la cantante y compositora Eliza Gilkyson, una de las habituales en el circuito de Austin y que deja un magistral dúo junto a Russell, dentro del álbum en la pieza ‘Back Street Of Love’, un tema crudo, desprovisto de arreglos y lleno de belleza. Cerrando el elenco encontramos el pedal Steel a Marty Muse, la batería Rick Richards y Los Texmaniacs Josh y Max Baca al acordeón y sexto respectivamente.

‘October in the Railroad Earth’

El conjunto de estas once canciones está impregnado de country, rockabilly, folk y toneladas de sensibilidad. No importa su lectura, no es un álbum conceptual, pero todas sus historias están enraizadas en experiencias vitales, algunas de ellas son propias de Russell. Los textos trazan la vida del trabajador anónimo, sus propósitos, sus derrotas y su voluntad de continuar incluso cuando la esperanza está en su contra. Es la leyenda de esos heroes de la clase trabajadora que dibujaron luminarias como Steinbeck. Y a todo ello, Russell le suma la capacidad de sonreír.

Podríamos destacar piezas concretas, como esa alegórica ‘Hand-Raised Wolverines’ que nos habla sobre el diabólico y vacío ritmo de la vida moderna; la historia maravillosa entorno a ‘Isadore González’, el vaquero mexicano que murío en Inglaterra en uno de los Wild West Shows de Buffalo Bill y que viene reforzada por la mencionada colaboración con Los Texmaniacs o la ya mencionada ‘Back Street os Love’, pero la escucha de este álbum se nos antoja imprescindible en su conjunto.

Brillante regreso de Tom Russell. La gran mayoría de sus discos, incluido este, podrían ser ya elevados a la categoría de tesoros documentales de la memoria histórica de los estadounidenses. Buen viaje.

Tags:

Últimos articulos

Mi viaje en globo

La radio que yo recuerdo tenía la particularidad de llevarme de viaje…

Sube Arriba